Historias de Radio

He convencido a Celso ex CE3ACA que nos comparta sus historias de radio, decenas de años como radioaficionado y con la suerte de haber estado en varias coyunturas nacionales que aportan a su historia de vida y a la historia de la radioafición nacional, sumado a otros relatos de interés para los radioaficionados que encuentro en la WEB.


Así es la Radioafición

Como vas a saber lo que es la Amistad, si no arriesgaste tu vida para ayudar a un colega a levantar una antena…

· Como vas a saber lo que es el Aburrimiento, si no te quedaste en vano todo el día esperando la apertura de propagación….

· Como vas a saber lo que es la Soledad, cuando con solo 20 watts no te escucharon..

· Como vas a saber lo que es la Bronca, cuando soldando esmeradamente un conector PL, te olvidaste de colocar antes la parte de atrás…

· Como vas a saber lo que es la Solidaridad, si nunca hiciste un QSP a dos colegas que no se escuchaban, o colaborando en una emergencia….

· Como vas a saber lo que es la Alegría, si nunca recibiste una QSL de un lugar lejano…

· Como vas a saber lo que es un Resfrío, si nunca intentaste arreglar tus antenas bajo la lluvia…

· Como vas a saber lo que es el Miedo, si nunca recibiste una descarga conectando la antena, o toqueteando un transmisor…

· Como vas a saber lo que es la Injusticia, si una vecina se queja de que la televisión se ve mal porque tu equipo le hace QRM…

· Como vas a saber lo que es la Fuerza, si nunca cargaste a pulso las baterías, equipos y antenas para ir a una expedición…

· Como vas a saber lo que es la Afonía, si no participaste en un concurso…

· Como vas a saber lo que es la Paciencia, si esperaste para hablar metido en una rueda de “poncheros”…

· Como vas a saber lo que es la Vida, si nunca, pero nunca fuiste radioaficionado…

Por CX6AV


1er. LUGAR MUNDIAL EN CATEGORÍA MULTI – MULTI EN EL CQWWDX CONTEST 1969, por Ralf Hucke, CE6EZ / WE6EZ

Como bien saben, historias de radio hay como arena en la playa y como el viento borra las huellas dejadas en ella, así el tiempo borra las historias.
También está el factor memoria y recuerdos, que en el caso mío ya está flaqueando para acordarme de detalles que ocurrieron hace más de 50 años. En todo caso y por lo apropiado de la fecha te envío este resumen de una actividad desarrollada en 1969 en Temuco. Fue tal vez la actividad de radio más extrema en que participé, por su envergadura y el enorme esfuerzo que eso significó, con una preparación de meses. Y sin duda fue un caso único entre los CE, puedo asegurar que hasta donde yo lo sé así fue hasta esa fecha, pero aclaro que llevo más de 15 años viviendo fuera de Chile.

Desde mediados de los 60’s comenzó un fuerte interés por los concursos internacionales en Temuco. Cada vez con más frecuencia participaban los CE6 en el ARRL, CQWWDX, WAE, WPX, etc. lo que genero un buen numero de torres de 20Mts con grandes antenas y equipos cada vez más modernos y potentes. Hay que recordar que en aquella época las importaciones de equipos estaban si no prohibidas, al menos muy restringidas y con altos aranceles. Las participaciones en concursos eran todas individuales y cada uno se las arreglaba como podía para hacer los mejores puntajes.

En 1969, mi amigo y socio comercial Teodoro Wagner, CE6EW, y yo comenzamos a jugar con la idea de un Multi-Multi. Al comienzo era un proyecto modesto, pero mientras más lo hablábamos mas fue creciendo. Finalmente, y luego de conversarlo entre varios de los demás DXistas locales, decidimos tirarnos con todo. El proyecto final contemplaba un Multi-Multi en el CQWW 1969 con 5 estaciones, una para cada banda desde 80 a 10 Mts. Se operaria con el indicativo del Radio Club Temuco, CE6CA. Un buen amigo mío, agricultor en la zona de Quepe, a 15Km al sur de Temuco, nos facilito un espacio de su fundo que tenía una loma suave de unos 50 m de elevación sobre el terreno medio, lo cual nos daba 360 grados de vista libre alrededor nuestro y con energía eléctrica a unos 150 m. de distancia. A comienzos de Agosto se inició el desmontaje de torres en los QTH de 4 de nosotros, que teníamos el mismo tipo de torre triangular telescópica de 20Mts. c/u. Hubo que sacar primero las antenas, desarmarlas y guardarlas para reinstalarlas después del concurso. Luego desmontar las torres para su traslado a Quepe. Fueron las de CE6BB, CE6EF, CE6EW y CE6EZ. Esto se hizo durante varios fines de semana ya que se necesitaban hartos voluntarios para la labor.
Una vez desmontadas todas ellas, las llevamos en camión a Quepe para montarlas allá. En el intertanto, Teo y yo comenzamos la construcción y ajuste de 3 antenas Cubicas de 3 elementos c/u para los 20-15-10 m. Estas estaban construidas con varillas de madera de araucaria de 1″ por su bajo costo, firmeza y poco peso. Este trabajo se efectuó en días de semana (haciendo la cimarra en el laborable) y sobre el techo de la casa de Teo, ya que era muy plano y sin obstrucciones. Una vez terminadas, se desarmaron y llevaron a Quepe.

En Septiembre se montaron las 4 torres en Quepe, formando un rombo de 20 m por lado, con su eje mayor orientado Norte/Sur. Cada torre fue montada con tirantes de alambre galvanizado #8 los que estaban atados a sendas barras ojo de 1,5 Mts. cada una con soleras de concreto enterradas a 1 m de profundidad.

En las 12 excavaciones nos ayudaron obreros del fundo. Durante el mes se fueron armando las cubicas y montándolas con sus rotores sobre las torres Sur, Este y Oeste. Entre las 4 torres, separadas 20 m entre sí, montamos una rómbica para los 80 m. Esta se alimentó en la torre Norte con línea abierta de 600 Ohm. En el centro, entre las torres, construimos una vertical de 1/4 onda para 40 m con 48 radiales. Desde la Subestación Eléctrica en la propiedad se tendió una línea en alambre grueso forrado, el que fue facilitado por la Cía. de Electricidad de Temuco. Esta fue tendida en el suelo, para evitar acoplamiento de RF y llegaba hasta la base de cada torre.

Ya con todas las antenas principales operativas a comienzos de Octubre y faltando 3 semanas para el evento, instalamos en cada estación antenas auxiliares para la red de escucha/multiplicadores. Esta constaba de una estación receptora multibanda (Drake R-4B) y 1 equipo 19MKII en cada estación. La escucha buscaba estaciones “raras” y rotando las bandas y transmitía la información de banda, frecuencia y característica con el 19MKII. Cada estación tenia un operador del MKII que recibía la información y se la pasaba al operador de la estación principal. Esto nos ayudo a aumentar considerablemente los multiplicadores.

En 1969 no había equipos transistorizados y los amplificadores lineales eran de 1KW máximo. Había pocos en Chile y tuvimos que conseguirlos prestados para la ocasión. Teo, CE6EW, partió el fin de semana antes del Contest a recoger los que conseguimos. En Osorno 1 Collins 30L-1 de CE6FK. En Valparaíso un Heathkit SB-200 de CE2BJ y en Santiago otro 30L-1 de CE3CZ. La configuración final de equipos fue:

80 m: Drake TR-4 + Heathkit SB-200 + Rómbica
40 m: Drake TR-4 + Heathkit SB-200 + Vertical 1/4 onda
20 m: Hallicrafters SR-150 + Collins 30L-1 + Cúbica 3 elementos
15 m: Collins KMW-1 + Collins 30L-1 + Cúbica 3 elementos
10 m: Swan 350 + Cúbica 3 elementos
Todas las antenas menos la de 40 m. montadas en torres de 20 m de altura.

Las estaciones para cada banda fueron montadas dentro de carpas al pie de cada antena. Además había una carpa para la estación receptora de multiplicadores y otra para el comedor, atendido por las XYL de los operadores.

Resultado final del Contest: – Primer lugar mundial en categoria Multi – Multi en el CQWWDX de 1969

La peor parte y la más dura fue desarmar todo en Quepe, para después rearmar las torres/antenas en su lugar original y devolver los amplificadores prestados. Es como limpiar y oredenar la casa después de una fiesta que fue inolvidable. Pero la experiencia total además de haber sido una locura, fue algo inolvidable en las vidas de todos los participantes.

Ahora, más de 50 años después, y con una mirada retrospectiva creo que esto fue sólo como para hacerlo una sola vez. ¡ESTO ES DX!

73
Ralf CE3EZ / WE6EZ

Fuente: texto extraído de un inserto en Facebook Grupo Radioaficionados Chilenos

UNA HISTORIA DE NAVIDAD

Era Noche buena. En la calle se escuchaban risas y gritos de niños nerviosos que esperaban la venida del viejo maravilloso que haría realidad sus sueños.

A lo lejos, el estampido de algunos fuegos artificiales daba a la noche esa vida que la diferencia de otras del año. Era cerca de las 11 de la noche y aún no se pasaba del todo el calor que caracteriza el Diciembre de nuestra ciudad.

En casa , todo se aprestaba para la celebración del festejo en familia.

En la cocina se preparaba la cena; modesta, pero siempre especial. En el living mi esposa arreglaba paquetes de regalos alrededor del pesebre. En el jardín el árbol de navidad encendía y apagaba sus pequeñas luces de color que iluminaban sus ramas. En algún lugar de la casa mis hijos esperaban anhelantes el momento de abrir sus regalos. Si saber porqué, quizás por no tener otra cosa que hacer, fui al shack de radio, encendí el equipo y empecé a recorrer las bandas. Había muy pocas estaciones en frecuencia y casi todos los comunicados eran de tipo familiar.

Las condiciones estaban excepcionales. No había QRM alguno y hasta las estaciones de gran distancia llegaban muy nítidas. Era una de esas noches con las que sueñan los DXistas. Sin embargo no había estaciones que trabajar y tampoco era la oportunidad de hacerlo. En nochebuena prima el deseo de estar con la familia ante el interés por trabajar y contactar un nuevo país, aún cuando me había propuesto obtener ese año el DXCC, máximo orgullo del radioaficionado que puede demostrar así el haber comunicado con 100 países distintos a lo ancho del mundo.

Automáticamente, casi sin darme cuenta de ello, hice un llamado general.
Al hacer sintonía no obtuve respuesta. Luego de un instante, cuando dudaba entre apagar el equipo o llamar de nuevo, una voz en el parlante me dejó estático.

– …”!.Buenas noches colega de Chile! … ¿escucha Ud. a JW0AA que le contesta?” ….
Oí con una claridad sorprendente.

– Su transmisión llegaba con una fuerza insospechada y su inglés era lento, muy bien modulado y fácil de entender.

– “Por supuesto colega”, respondí automáticamente y casi electrizado, mientras mi cabeza trataba desesperadamente de recordar a qué lugar del mundo correspondía el prefijo JW0.

Fue imposible hacerlo, así es que mientras daba mis datos de QRA y QTH, buscaba
afanosamente la lista de prefijos que había publicado el Radio Club para el Contest de 2 meses atrás. De lo único que estaba seguro era que se trataba de un lugar raro de encontrar en radio y con quién yo nunca había contactado.

Cuando encontré “JW” en la lista di un salto en la silla. ¡Casi no lo creía! ¡Me había contestado la Isla Svalbard que para muchos es un DX que ni se atreven a soñar!
Para estar seguro se lo pregunté y a la vuelta me lo confirmó:

-“ Efectivamente colega”, – me expresó – “Es una estación Svalbard, isla perdida en el Ártico”, me dijo.

Como es lógico, empecé a realizar un comunicado típico de DX, sólo lo esencial y en la forma más corta posible…!, pues ya imaginaba el “pile up” que se iba a formar. Pero el colega del ártico no lo deseaba así y no hubo otros interesados, por lo que el QSO típico de DX se transformó en algo absolutamente distinto.

Nos contamos de nuestros equipos, de la casa, de nuestro trabajo, de la familia, del clima, de los vinos, de la aurora boreal, etc., etc. Supe por ello que estaba allí desde hacía 6 meses, que su trabajo se relacionaba con estudios meteorológicos, que el invierno era muy crudo en esos momentos, que estaba todo helado, que había tormenta de nieve y que la temperatura era de 29 ºC bajo cero.

Al escucharlo pensé ,riendo para mi mismo, cuán diferente era la nochebuena talquina con 22 grados sobre cero.

Al hablarme de su familia su voz se quebró. ¡Esa noche estaba solo, lejos de su esposa y de su único hijo de 6 años!

“ … y lo que es peor, —“, me dijo, “….desde hace 2 días está enfermo y quizás debieron operarlo hoy, intentando una posibilidad en cien de salvarle!”

Luego de un instante de vacilación, y con la voz que noté triste a pesar de la distancia, continuó:

“ ..,.. ¡No he sabido nada de él! … ¡Estoy en skip con Noruega continental y la comunicación radial para el informe meteorológico la tendré mañana al mediodía! …¡Sólo entonces tendré noticias de mi pequeño Mund! …”

Se me apretó el corazón al escucharle y en la garganta se puso un nudo que casi no me dejó seguir con el QSO. ¡Me di cuenta de lo solo que estaba ese hombre!

Quizás porque me llegó muy adentro o porque la nochebuena le sensibiliza a uno en forma especial, le ofrecí ayudar a buscar Noruega y servir de QSP desde este rincón del mundo. En resumen, recorrí todas las bandas y grité en cuanta frecuencia me fue posible llamar. ¡No hubo caso! ¡O no me escuchaban o ya Europa dormía luego de tener su nochebuena.!

Por otra parte mi familia me requería en el comedor, ¡la fiesta familiar estaba lista!
Apesumbrado y con sensación de fracaso en el alma volví a los 15 metros donde me esperaba el colega. ¡Allí estaba! En su voz noté amargura, al decirme que no importaba y que agradecía lo hecho.

En ese instante tome una decisión. ¡Llamaría por teléfono a Noruega!. En fin –pensé- serán unos 2000 pesos que harta falta me hacen, pero ya me las arreglaré.
Estaba dudoso de tomar el teléfono al no saber si me entenderían al responder el llamado, cuando en el parlante se escuchó otra voz.

“ … A ver el colega de Chile! Esta es la estación de Suecia SM6SMA, quien desea ayudarle”!

Le expliqué luego de saludarle, lo que se trataba y le pedí ayuda.

…”¡Encantado colega!” – me contestó- “…¡Yo no escucho a la estación de Svalbard, pero puedo hacer para ella la llamada desde Suecia a Noruega. Somos vecinos y es casi una llamada local”..!

Aún no terminaba de agradecerle al colega cuando escuché el “phone patch” que hacía el colega sueco. No entendí nada, por el idioma. No obstante escuché muy nítida la voz de una mujer al contestarle.

A vuelta de cambio el sueco me explicó. Había hablado con la esposa del colega de Svalbard. ¡El niño estaba bien!. Había sido operado con éxito, se recuperaba y se esperaba que en cuatro o cinco días estaría de regreso en casa.

¡No cabía en mí al retransmitir la noticia a mi estación DX! ¡En ese instante sentí a su hijo como si fuera propio!

No puedo describir la voz que escuché desde esa helada zona del Ártico. Era un nuevo hombre el que contestaba. ¡Su dicha se sentía en mi parlante a través de este comunicado de miles de kilómetros!

Terminamos luego el QSO. Al apagar el equipo me sentía el hombre más feliz de la tierra. El haber sido parte de una situación así, en esa noche especial, me parecía maravilloso. ¡No me importó olvidar de pedir la confirmación del QSO. Además, después de lo sucedido me habría parecido poco caballeroso e inoportuno.
Esa fue una nochebuena en familia que recordaré por mucho tiempo.

A la semana siguiente retiré del Radio Club varias tarjetas QSL. Entre ellas había una carta de un manager de Noruega con la QSL de la Isla Svalbard, y la foto de una familia con un hombre alto, una mujer joven y un niño de cortos años de edad, que en el reverso había escrito con letra menuda una sola palabra en español: Gracias.

Al llegar a la casa puse la tarjeta junto a otras, en un sobre especial donde había ido colocando las tarjetas seleccionadas una por cada país, para el DXCC

Las conté, “…97, …98, …99, …100!”

No lo creía. El QSO confirmado con Svalbard era mi país número 100! ¡Había completado el DXCC! ¡Era un sueño!

Pasó el tiempo y recibí el diploma. Hoy día ocupa un lugar importante en mi schak de radio. Cada vez que lo miro pienso que el comunicado de esa noche fue mi regalo de Pascua como radioaficionado.

¡¡¡¡Feliz Navidad!!!!!

Patricio, XQ4EM
Talca, Diciembre de 1984.


Otra Historia de Celso Barros ex CE3ACA, dice así

Te cuento la historia de un field day que hicimos con CE3BOC en la banda de 160 metros.

Un día instalamos el mástil irradiante (Léase Antena) de la ex Radio Minería, tenía 156 metros de altura, y como todavía no se instalaba el transmisor decidimos usar la antena para un NightField. Lo hicimos en conjunto con Eduardo Ibaceta CE3BOC. Y salió Chile por primera vez en la Banda de 160 metros. El Pileup que se formó fue espectacular!, Norteamérica, Australia, Europa, y mucho más. Lo más difícil era que entendieran la altura de la antena, no lo podían creer. Interesante por decir lo menos y en equipo se hacen las cosas mejor.

Los colegas extranjeros decían 156 pies, no podían entender que eran 156 metros de antena y 156 metros son como 510 pies!. Todo un tema poder explicarles la situación.

Ahora, como la radiodifusión en AM está prácticamente en vías de desaparecer, hay que buscarse una planta de radio AM y pedirla para hacer unos DXitos poquitos…

“…en equipo se hacen las cosas mejor.” Dice Celso Barros ex CE3ACA


En esta oportunidad, Celso Barros ex CE3ACA no es quien nos cuenta su historia, es un amigo argentino que recuerda la fatídico día 12 de Octubre de 1972 cuando un avión uruguayo cae en la Cordillera de Los Andes.

La historia dice así:

En el libro de guardia de LU4MCS, consta un acta de fecha 12 de octubre de 1972, la que da cuenta de su activa participación en la búsqueda del avión de la Fuerza Aérea Uruguaya siniestrado ese día , y que transportaba a los jugadores de rugby que se dirigían a Chile.
Es de notar que quien da la alarma es un radioaficionado chileno desde el aeropuerto de Santiago, CE3ACA, Celso, y la primera persona en enterarse en Argentina fue LU4MCS quien alerta al Servicio Aereo de Rescate de la Cuarta Brigada Aérea de Mendoza.
Ellos no tenían noticias de este accidente, por lo que comienzan a hacer vuelos rasantes entre Curicó y Santiago por presumir que debían estar en esa zona …

Estamos esperando que Celso nos cuente su parte de la historia…

lu4mcs-librodeguardia

Anotación de LU4MCS en su libro de registro de comunicados

Información extraida de la web de LU4MCS http://www.lu4mcs.com.ar/daniel/anecdota.html


Mi Amigo Radioaficionado Enemigo Japonés

Una historia que deja en claro el espíritu sin nación, sin credo y apolítico que sostiene a la radioafición en el mundo.

L. M. MORENO Q. LU8BF/8HF

Entre el grupo de amistades que he hecho a través de los años mediante el noble hobby de la radioafición se cuenta Jerome Waldref, W6DMJ, con quien sostuve una serie de QSOs en 28 MHz. AM en la década de 1950. Unos años después tuve la gran sorpresa de recibir un llamado telefónico a mi QTH desde el “Hotel Continental” en Buenos Aires, hecho por el propio W6DMJ en persona; había llegado a la Argentina en un viaje relámpago y quería conocerme personalmente.

Naturalmente, acompañé a W6DMJ a conocer los lugares más destacados de la Capital Federal y alrededores. La noche de su despedida del país, mientras cenábamos en el restaurante del hotel, comenzó a contarme algunas anécdotas y relatos de su vida, pero el más extraño e interesante que escuché de los labios de Jerome es el que voy a dar a conocer ahora.

Usted sabe, Doc, que en mis años pasados como radioaficionado he pasado por momentos increíbles e inolvidables, pero uno de los mejores de ellos fue cuando un vecino mío en California. W6…, me llamó por línea invitándome a conocer su nuevo receptor de comunicaciones. Realmente no había tenido mucha amistad con mi vecino, pero siempre resultó ser un tipo decente, tratando de no operar en la misma banda donde yo estaba trabajando, etc. Actualmente está activo en 14 MHz., y desde que últimamente las condiciones no estaban muy buenas que digamos, supuse que quería charlar mano a mano.

Luego de haber pasado un rato tomando cerveza con el amigo, inspeccionado su estación, observando algunos de sus QSLs y deseando que mi total de países en el DXCC fuera tan elevado como el suyo, se le iluminaron sus ojos y comenzó a hacerme confidencias.

“Usted bien conoce, amigo Jerome, que en mis largos años como radioaficionado he vivido experiencias inolvidables. Una de ellas, que me sucediera hace unos veinticinco años en una pequeña isla del Pacífico, la conservo imborrable en mi mente y es la primera vez que la cuento a un colega, ya que hace tantos años que ha sucedido que nadie se va a resentir por lo pasado.”

“Un W joven como usted, Jerome, no habrá tenido experiencia previa como radioaficionado antes de la II Guerra Mundial, pero puedo manifestarle que la caza del DX era muy diferente en aquellos días. El objetivo más codiciado era el de poseer el certificado W.A.Z. (trabajadas todas las zonas del globo). No había muchos radioaficionados que tuvieran el certificado de marras y existía una verdadera competición por trabajar algunas zonas asiáticas. Llegó un momento en que para poder comunicar con aquella famosa estación AC4YN, coloqué una antena rómbica en el jardín de mi casa apuntada hacia el Tibet. Demás está decir que nunca pude trabajar esa estación, pero pasé las de Caín tratando de hacerlo. Lo más cerca que llegué fue lograr comunicar un conjunto notable para aquella época, de estaciones japonesas, que entonces empleaban el prefijo J.”

“Toda esta clase de actividad cesó bruscamente cuando se declaró la guerra y al igual que otros tantos radioaficionados norteamericanos, yo también me enrolé en el ejército e incorporado al Signal Corps me destinaron, antes que pudiera contar hasta diez, al Pacífico Sur.”

“Bueno, creo que esto pasó en 1942, o quizás fue el comienzo de 1943, cuando comencé a tener contacto con el enemigo. Parecía ser que existía una pequeña isla situada a unos pocos kilómetros de nuestra posición, que los japoneses empleaban como punto de observación para controlar e informar todo el movimiento de nuestros barcos en el área. Como la isla era muy pequeña, quizás menos de 2 km2, solamente podría contener, aparte de la radioestación, una reducida dotación.”

“Para hacer esta larga narración más corta, dos compañeros y yo nos ofrecimos como voluntarios para ir a dicha isla y anular el puesto de observación nipón. Bien; cuando estábamos tratando de subir nuestro bote de goma sobre la arena, mis dos compañeros sufrieron serias cortaduras en los píes debido a los corales que había en la playa, quedando inutilizados hasta que pudieran ser reembarcados al navío.”

“Por supuesto, yo era mucho más joven que ahora y tenía poco sentido común, y era mucho más bravo, o tonto; les dije a mis compañeros que iría a inspeccionar el sitio y volvería en un par de horas. Habría caminado aproximadamente unos cientos de metros dentro de la jungla, cuando advertí un par de cables que habían sido colocados entre las palmeras. Era realmente una línea bifilar abierta.

Seguí la misma con precaución hasta que llegué a un claro donde había una choza de bambú. A través de una abertura se apreciaba una mesa, un par de sillas y equipo de radio en operación. Me desplacé hasta una posición conveniente y medité la situación. Había únicamente una sola persona en el interior y como no me parecía muy corpulento, sino que al revés, era flaco y pequeño, pensé que podría resolver el problema por mis propias manos. Mi posición era tal, que si el sujeto salía de la choza podría saltar sobre su cuello y dominarlo sin contratiempos.

“Parecía que habían pasado como unas cinco horas, pero seguramente fueron unos pocos minutos, cuando el japonés salió de la choza y se acercó a mi lugar. Tomé mi cuchillo reglamentario y me lancé sobre él, aterrizando sobre su cuerpo. Ya estaba por introducirle unas cuantas pulgadas de acero en su estómago, cuando recibí la mayor sorpresa de mi vida. El nipón tenía una revista en su mano derecha y era un ejemplar de QST. Bueno, fue tal la sorpresa que dejé caer mi cuchillo y lo miré fijamente. Debimos haber estado observándonos como locos por lo menos un par de minutos. Luego, ¿sabe amigo Jerome que fue lo que le dije?”

“¿Cuál es su indicativo?”

“Parpadeó y luego respondió: J2…”

“Bien, lo había comunicado por lo menos media docena de veces en 20 m CW. Su nombre era Iko. Su inglés no era malo y comenzamos a charlar largo y tendido. Yo sé que esto suena a cosa de locos, pero no podría matar a un radioaficionado colega, cuyo QSL está pegado contra la pared de mi cuarto de radio en California. Algunas cosas son más importantes que la propia guerra.”

“Bueno, antes de que pasaran muchos minutos, Iko había tomado una botella de vino de arroz y me hablaba de los tiempos de nuestros QSOs en 20 metros CW. Finalmente pude explicarle que colega o no, vendrían tiempos muy bravos para él.”

“Iko me contestó diciendo que era su último día en la isla, y que sería recogido por un submarino dentro de unas pocas horas, ya que estaba por desmantelar la radioestación en aquella isla. Llegó a pedirme mi ayuda para colocar sus equipos de radio en su balsa de goma. Me pareció una buena idea pedirle a mi vez que me dejara un poco de dinamita, así podía destrozar la choza luego de su ida, para dejar las cosas rectas bajo el punto de vista militar.”

“Nos saludamos con un apretón de manos, intercambiamos 73 y lo vi empujar su balsa de goma con el remo hasta llegar al submarino, hasta que éste desapareció en lontananza.”

“El resto de la historia no tiene importancia, excepto que me dieron una medalla por arrojo en la acción de la isla.”

Terminado su relato, mi amigo californiano tomó dos nuevas latas frías de cerveza de la heladera y me dijo:

“Bueno, Jerome, para terminar con este asunto quiero decirle que anteayer trabajé un JA2… en 20 metros BLU y que era Iko. Realmente me hizo sentirme satisfecho de que todo finalizara de esa manera.”

Levantamos nuestros vasos y bebimos a la salud de JA2…

w6dmj
Jerome Waldref W6DMJ

Créditos: Extraído de la Revista QSP, Año 2, Mayo / Junio, Nº 21 – 22, Año 1981


UNA VALIOSA HISTORIA DE LA RADIOAFICION CHILENA.

Por Celso Barros ex Ce3ACA

UNA HISTORIA DEL RECUERDO

Había una vez un niño que siempre le gustaba jugar con radios viejas, las desarmaba, las volvía a armar. Un día encontró en una revista, como hacer una radio a galena, buscando por aquí y por allá encontró todos los materiales, con unos audífonos logró escuchar radioemisoras en AM. No siempre funcionaba bien, hasta que un buen día, después de mucho tiempo, sorpresa, se consiguió un receptor de comunicaciones profesional, excedente de guerra, surplus dicen algunos, cachureos dicen otros, pero funcionaba y comenzó a escuchar transmisiones de países lejanos. Radio Francia Internacional, la BBC de Londres, de EE.UU., de Argentina, etc. etc.

Y en una oportunidad encontró una transmisión, en la banda de 40 metros, que sobresalía sobre todas las otras, de un radioaficionado CE3SO, se escuchaba fantástico, con una voz de locutor de radio FM de las antiguas, que decían en esa época: la hora exacta; las 14 horas, la temperatura 18 grados, a continuación: escucharemos …..

Fue tanta la impresión que para ubicar la estación fue al radio club y le dieron la dirección del operador: don Joaquín Larraín. Un día cualquiera fue a la dirección indicada y hablo con el Sr. Larrain, una persona mayor, que muy afablemente le mostró su estación de radio, el transmisor: Era un equipo Hallicrafter que era del mismo tamaño de una cómoda antigua, la válvula de potencia un tríodo Eimac 450TH, que cuando modulaba se iluminaba como una ampolleta de las más grandes que había. La fuente de poder era un transformador de unos 30 kilos de peso y los rectificadores unas válvulas 866A de vidrio con gas de mercurio, que encendían de un color violeta intenso

La consulta técnica? Cuánto consumía?

La respuesta fue: dos kilowatt de potencia.

Le dio una charla técnica respecto a la radio afición y en ese momento la pregunta vino de inmediato: ¿Sería posible construir un equipo aunque bastante más modesto? Porque estaba a la vista que ese equipo costaba unos cuantos miles de dólares.

Por supuesto, y revisando catálogos y manuales como el Radio Amateur Handbook se llegó a la conclusión que con un par de válvulas 6146 W, moduladas en placa, tendría unos 1oo watts de potencia en AM. Suficiente como para comenzar.

Se dijo y comenzó la etapa de construir el equipo:

Afortunadamente la tarea no era muy complicada por cuanto había una verdadera maestranza en su taller.

Primero hacer el chassis, perforarlo para colocar las bases de los tubos, se hizo el cálculo del transformador de poder, conseguir el fierro silicoso, armar las bobinas con el alambre adecuado, y así de a poco, cada fin de semana, después de haberle pedido unas monedas al papá, para comprar, algunas resistencias, condensadores, etc.etc. Se empezó a completar el nuevo transmisor. Después de casi un año, una vez hechas las pruebas correspondientes, se dio por terminado.

En el intertanto ya se había colocado una antena en la casa, un dipolo para la banda de 40 metros, con aisladores de loza, y la línea de transmisión: unos cuantos metros de paralelo plástico, que después se cambió por cable coaxial.

Y ahí comenzó el dilema; don Joaquín decía que hiciera mi primera transmisión de ahí mismo, ya que estaba su antena instalada y era llegar y conectar.

Pero el caso era que yo quería que esa transmisión la hiciera desde mi casa, con mi flamante equipo y con mi antena. Al final llevé el equipo, con un problema, la distancia entre QTHs era como de unas 20 cuadras, era día domingo, en la casa no había nadie y sin un puto peso para tomar un taxi, solución, al hombro marrr.-

Finalmente llego a la casa y después de descansar un rato, conecto el equipo y oh sorpresa no había nadie en la banda de 40 metros La consulta, ¿se habrá descompuesto el receptor ¿No, porque se escuchaban estaciones lejanas. Pero de Chile, Nada.

Al rato buscando en el dial, encuentro una estación que llamaba: CQ Santiago, CQ Santiago CQ Santiago.-

Rápidamente coloco el transmisor en la frecuencia y le contesto,

Grande fue mi sorpresa cuando en vez de los saludos habituales, me recibe con un montón de insultos como por ejemplo: menos mal que contestas, por las de tu madre, llevo 15 minutos llamando y no contesta nadie.

Un momentito, ¿que pasa?

¿Cómo que que pasa?

Aquí hubo un tremendo terremoto, se cayó todo el pueblo y lo que pudo haber quedado en pie se lo llevo el maremoto, tengo a mi hijo pedaleando en un generador a pedales y ya no da más.

¿Cuál es su QTH?

En Puerto Saavedra.

Primer detalle ¿Dónde está Puerto Saavedra?

Me puse a buscar en un mapa:

Recorrí Arica, Antofagasta, Valparaíso, Curicó, Talca Linares hasta que llegue a Temuco y sorpresa ahí estaba, en la costa frente a lo Temuco.

¿Y qué quieres que haga?

No sé pero avísales a las autoridades.

Se me ocurrió que la mejor opción era comunicarse con una radioemisora comercial. Dado que por ser día feriado no habría nadie en las oficinas. Llamo por teléfono y el control de la radio me dice: que bueno porque están cortadas todas las comunicaciones hacia el sur y ¿En qué frecuencia?

Misterio porque el flamante equipo no tenía dial, solamente sabía que estaba en la banda de 40 metros.

La solución: Yo transmito y en esa misma frecuencia se encuentra la estación del colega de Puerto Saavedra. Así se hizo y le digo al operador que repita la información en forma tranquila y detallando todo lo ocurrido.

Terminado el contacto coloqué una radio chica en la banda comercial de AM hasta que ubiqué a la Radio Minería y en pocos minutos sale;

El Reporter Esso, el Repórter Esso con la noticia de último minuto, y saca al aire la transmisión que había llegado desde la zona del desastre. “A las 15.15 horas, un terremoto de gran magnitud afecto la zona . .. .. .. ….

Era la tarde del día domingo 22 de mayo de 1960,

Lo curioso es que el día anterior había habido otro terremoto, pero en Concepción, y los periodistas de los distintos medios se habían ido como pudieron para informar del sismo.

Lenka Franulic y Hachepe corrían buscando un medio de transporte Heliodoro Torrente agarro su viejo furgón y rogando a que lo pudiera llevar hasta Concepción, se llevó a Carlos Jorquera, Bibi De Vicenzio se embarcó en un furgón de carabineros, Enrique Cid se embarcó en un avión FACh, lo mismo que Enrique Andrade. El reportero gráfico Hugo Donoso, se embarcó en un avión LAN y el redactor jefe de la revista Ercilla, se fue con un amigo aventurero que tenía una avioneta.

Cabe hacer notar que las comunicaciones eran por línea telefónica, no existían los celulares y la única opción era por radio. Pero al estar cortada la energía eléctrica también era difícil, por cuanto muy poca gente contaba con generadores y equipos móviles en HF. Además que con la caída de los postes las líneas estaban cortadas.

El resto de la historia ya es sobradamente conocida

Lo más triste es que, a pesar de que fue mi primera transmisión, no guarde ningún registro y hasta la fecha no he podido averiguar quién fue el héroe anónimo hasta el momento, que dio la alarma del mayor terremoto y maremoto de la historia, Que, por lo que recuerdo, habría transmitido por medio de un equipo 19Mk2.

Quisiera hacer llegar por su intermedio a todos y cada uno de los socios del radio club Temuco mi más sincero homenaje por la labor que hacen incansablemente por la comunidad toda.

Es así como ante cualquier emergencia natural o provocada como terremotos, inundaciones, derrumbes, incendios forestales, aislamientos, etc. Son catástrofes comunes en un país como Chile es posible actuar en forma rápida y eficiente, coordinando fuerzas y energías para así poder lograr resultados inmediatos y positivos frente a estas eventualidades que tal vez de otro modo podría ser fatales para mucha gente y ocasionar inmensas pérdidas materiales.

El avance de la tecnología de las comunicaciones es vital, nos conduce a pasos agigantados hacia el progreso y desarrollo de nuestro querido Chile.

Considerando además que en los casos críticos el sistema de telefonía colapsa y se bloquean las comunicaciones y con las redes de telecomunicaciones de emergencia es la única forma de lograr tener la información en forma rápida y eficiente.

Un abrazo de

Celso Barros Vidaurre
ex CE3ACA

Anuncios

3 respuestas a “Historias de Radio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.