CQ WW SSB Contest 2015 – La madre de todas las batallas

CQ-WW-logo_2-300x155

Los “entendidos” en concursos me van a entender cuando digo que cada año en octubre se desarrolla la madre de todas las batallas, estoy hablando del concurso con mayor concurrencia mundial, concurso que equipos de todo el mundo y radioaficionados solitarios preparan durante semanas y meses. Todos los detalles son cuidadosamente cuidados para asegurar el mejor rendimiento de la estación en su categoría, además que no existan contratiempos durante las 48 horas que dura el concurso.

Los equipos van mostrando por intermedio de las redes sociales sus convocatorias, sus viajes, su alegría de enfrentar un nuevo año, un nuevo desafío, y tal vez lograr vencer el record propio o el de tu histórico contrincante en el otro lado del mundo o en tu propio país.

Durante las semanas y meses anteriores al concurso, se ven fotografías de mejoras en las antenas, estaciones e indumentaria, además que los equipos muestran sus poleras y logos en alegres fotografías y videos.

Las previas ya se muestran los días anteriores al fin de semana, el miércoles y jueves antes del fin de semana se escucha una efervescencia de DX no habitual, se trata de estaciones probando su infraestructura logrando contactos de DX. Esta es la ocasión de cazar estaciones difíciles y lejanas, esta es la ocasión de lograr esa isla o país que en medio del concurso no se podrá por la alta concurrencia de Pileup que se desarrollarán, que hará casi imposible contactarlas. Las previas llenan también todas las bandas permitidas en los concursos, 160, 80, 40, 20, 15 y 10 metros, durante el día las bandas altas y durante la noche las bandas bajas.

El día del concurso, horas antes de las 00:00 horas, el T=0 de las 48 horas de Contest, se percibe aún más la pasión por este concurso, muchas estaciones ya “calentando motores” y logrando un espacio en las bandas que se llenarán como caja de grillos en cuanto se  inicie el concurso.

Llega el T=0, y el espectrómetro se alza en todo el ancho de banda, cientos de estaciones inician el concurso realizando el tradicional CQ Contest, otras más cazando aquellas que saben no podrán lograr por propagación o por concurrencia. El S-Meter no logra descanso, y es el momento de la mente fría e iniciar el concurso, enfrentarlo sin temores, enfrentarlo con la esperanza de disfrutar cada llamado, cada nueva entidad, cada Pile-UP, cada cacería, cada punto, cada multiplicador.

Las horas pasan, el puntaje aumenta, los multiplicadores no se hacen esperar, las entidades están a la mano, en ocasiones no hay descanso, en ocasiones no hay contactos y un amable contrincante te regala un SPOT en el Cluster. Nuevamente aparecen un par de corresponsales que son la previa de una turba de llamados que requiere de concentración, mente fría y nervios de acero. Cada contacto es valioso, no se deben perder, no se deben ir, debes ser eficiente y certero, debes lograr con paciencia cada uno, porque debes hacerlos y lograr rápido cada QSO, lo debes ejecutar lentamente, sin errores.

En los momentos de calma, la cacería es la que da resultado, es necesario lograr que te escuchen, es necesario pensar rápidamente la estrategia para que se logre escuchar la señal de llamada. En ocasiones se debe esperar y llamar al último, hacerlo rápido, llamar lento, todo lo que permita asegurar ese contacto que ya se visualizó sea un multiplicador.

La propagación baja, es necesario migrar a una banda que permita mejores comunicados, elegir la banda adecuada asegurará que los QSO no bajarán, es necesario revisar la actividad en los Cluster, el VOACAP en línea para elegir de buena forma, la experiencia pasada de apertura de cada banda.

La nueva banda está demasiada concurrida, es necesario buscar un espacio, la buena propagación no permite encontrar un buen lugar sin interferencia, mientas se busca, es posible  cazar algunos multiplicadores, finalmente la ubicación obligada es en la parte alta de la banda, no hay mucho espacio en el segmento más activo. Rápidamente se logran nuevos comunicados, llegan los japoneses por cientos!, los PY no paran, zona W como siempre con mucha presencia.

La propagación nuevamente abandona, van sólo 6 horas de concurso, y la diversión y satisfacción no para. Es el momento de buscar una nueva banda y buscar algo para comer.

Las ganas no decaen, se visualiza en los concursantes y equipos que están enfrentando y disfrutando del concurso, algunos muy relajadamente y otros con una seriedad máxima, seriedad que se requiere en una competencia mundial para lograr un destacado lugar mundial o regional.

Desarrolladas las 48 horas, se sacan cuentas alegres, no hay perdedores, porque se ha vivido una experiencia única de enfrentar uno de los mayores concursos mundiales de la radioafición, pero sí hay puntajes, puntajes que en ocasiones te dan esperanza de haber logrado una posición relevante entre grandes de los grandes.

Termina la competencia, se alza la mirada en el cuadro de puntaje, se repasa mentalmente los cientos o miles de contactos, se recuerda casi en detalle cada uno, aun se escucha un eco que quedará por un buen rato en cada concursante chileno:

 Five Nive – One Two.

A todos y cada uno de los concursantes en Chile, felicitaciones.

Anuncios

“En el país de los ciegos, el tuerto es el rey” – Equipos profesionales en la Radioafición.

Tan cierto y tan real como el dicho, “En el país de los ciegos el tuerto es el rey”

MOTOTRBO_System_Photo_EMEA_APACNo hay peor rey en el mundo de los radioaficionados aquellos que no tienen una visión amplia de lo que es la radioafición, entregando a sus dirigidos visiones miopes y en ocasiones poco inteligentes para enfrentar el hobby.
Soy un convencido de que aquel que se entrampa en la visión miope de la radioafición, sin la experimentación inherente a la actividad, será un caído más por desencanto.

El caso que hoy me motiva a escribir es sobre un entusiasta y muy joven radioaficionado, que está recién aprendiendo y que sus padres lo miman con equipamiento de radioafición. El problema aquí es que sus sostenedores se hacen asesorar por algún miope radioaficionado, que con su ceguera sólo ve su propia y mal lograda realidad como radioaficionado. La última adquisición como regalo de cumpleaños, con asesoría de nuestro miope colega fue un equipo profesional.

Es verdad que en gusto no hay nada escrito, sin embargo un equipo de característica profesional, no permite la flexibilidad que un radioaficionado requiere para su experimentación. Los equipos profesionales están concebidos para personas que no saben de comunicaciones, que deben lograr comunicarse de forma efectiva, por tanto las posibilidades de variar parámetros como frecuencia, potencia, tonos, subtonos, desplazamiento para repetidores está completamente cerrada. ¿Cómo un equipo de estas características puede aportar a un radioaficionado con ansias de experimentar y lograr comunicados donde quiera que esté?

Me llama mucho la atención que los radiaoficionados relacionados con las redes de emergencia utilicen también estos equipos de característica profesional, aludiendo que son para todo terreno y condición, lo cual es verdad, pero se aleja significativamente del objetivo de la radioafición y la emergencia, comunicar como sea y donde sea. Para cubrir este objetivo, se requiere un equipo de característica flexible como los que ocupamos los radioaficionados.

Para todos aquellos que insisten en utilizar equipamiento de característica rígida, que no acompaña la actividad del radiaoficionado inquieto y experimentador, bien por ellos, siempre y cuando sepan de convicción de que no es un equipo para radioaficionados a las comunicaciones. Pero los invito a no traspasar a aquellos que están iniciando su camino de experiencias en la radioafición la ceguera, la rigidez y la poca experiencia que entrega la utilización de un equipo de estas características en el mundo de la radioafición.

Nuestro hobby es experimentar con las comunicaciones, muy distante a lo que un bombero, un guardia, un vigilante, la ONEMI o una minera hace con las comunicaciones, el equipo profesional es un medio para su objetivo. Un bombero podría ser radioaficionado, pero un radioaficionado no cumple el rol de bombero. Insisto en no confundir los objetivos.

Hace un tiempo le solicité a un radioaficionado de La Serena de visita en Santiago que se ubicara en una de las repetidoras capitalinas con su consecuente subtono, la respuesta fue “No puedo hacerlo en este equipo canalizado, no lo tengo configurado, ¿sabes de alguien en Santiago que lo pueda programar?”. Aquí queda clarísima la poca flexibilidad de un equipo profesional. Trajo a pasear un Handy Motorola Mototurbo DGP6150 Plus. Supongo que debe ser muy bueno para otros, pero no le veo la utilidad a un radioaficionado a las comunicaciones.

Me permito insistir a aquellos que tienen esa fascinación por este tipo de equipos de tipo profesional, no insistan con estos equipos a quienes están tratando de lograr sus propias experiencias en la radioafición, no conviertan en miopes a otros radioaficionados que pueden llegar a sumar experiecnias fantásticas con las herramientas adecuadas.

Si tratas de experiementar, no veo cómo lo lograrás con un equipo profesional.

Ojalá que no se nos ocurra empezar a utilizar equipos profesionales para HF…

Hamradio for Dummies

hamradiofordummiesEn Chile tenemos un sitio web de venta de equipos de radioaficionados llamado Zona12, sitio que nos acompaña por más de 15 años. Este sitio además permite entregar algunos comunicados de radioaclubes, entidades y como es natural de personas radioaficionados, que expresan, comentan e incluso argumentan por su intermedio.

En estos últimos días se presentó una de las habituales argumentaciones al respecto de uno de los radioaficionados que se dedica a vender equipos usados y que indica en su aviso comercial que estos equipos son “SOLO PARA ENTENDIDOS”. Al parecer este eslogan marketero sacó roncha en algunos que realmente conocen de radioafición, que conocen de equipos usados y nuevos y de los valores reales que en el mercado deben tener estos equipos.

En Chile, por esta página y otras se presentan equipos que se encuentran en el mercado internacional por 300 dólares, estos son vendidos en casi 600 dólares, un ejemplo el Kenwood TS-130S, siendo un equipo de más de 30 años de uso.

La discusión se armó entre los que esperan tener un ZONA12 sin conflictos, sumados a aquellos que están interesados en mantener fuera de comentario los precios excesivos que el mercado chileno presenta con los equipos usados y bastantes antiguos, y aquellos que firmemente piensan que el falso marketing no le hace bien a la radioafición nacional.

Se habló de tolerancia, de intolerancia, de vive y deja vivir, de que da lo mismo, de que es necesario unir la radioafición, y un sin número de comentarios con postura de ataque y defensa.

En mi humilde opinión de usuario y lector de Zona12, además de radioaficionado activo, creo que lo mejor es dejar de argumentar, y entrar en el hacer.

Mientras la radioafición tenga en sus filas “entendidos”, los precios, los equipos, las necesidades estarán a merced de aquellos que son tuertos en un mundo de ciegos. Lo que espero que hagamos realmente es que existan menos ciegos con apoyo de cada uno de los que podemos aportar a los que menos conocen, dándole una mano a aquellos que no saben cuanto vale y que realmente es valioso de adquirir, de forma tal que no los dejemos a merced de algunos pocos.

Seamos partícipes en la educación de las nuevas generaciones, compartamos positivamente nuestras experiencias como radioaficionados, de forma tal que alejemos a los “entendidos” de malas decisiones o de arrepentimientos futuros.

Aquellos radioaficionados que se dedican a la venta, en general tienen buenas intenciones, sólo critico que el excesivo precio de los equipos usados con más de 30 años bordea el descaro. En lo personal sólo he tenido una pésima experiencia con uno de estos vendedores, experiencia que se ha repetido con mi hermano y amigos radiaoficionados, por su puesto lo desacredito cada vez que me preguntan por él.

Apoyemos, demos luz en donde hay sombra, no dejemos solos a las nuevas generaciones, asesoremos y de verdad rescatemos a los “entendidos” y logremos que ese radioaficionado entienda realmente lo que adquiere. Y si lo adquiere, es porque realmente conoce lo que está comprando.

Trabajemos para que no existan más inocentes, sino que radioaficionados con conocimiento.