¿Por qué aprender código morse?

¿Por qué iban a querer aprender a andar en monociclo , o construir un barco de madera?

Al igual que el monociclo, el código Morse es un desafío. No podemos aprender, mediante la lectura de un libro. En vez practicamos, una y otra vez, haciendo un poco mejor con cada pequeño logro.

Y al igual que el barco de madera, el código Morse nos da un vínculo con el pasado. Los viejos lobos de la radio están ahí fuera, todavía golpeando el metal, y dispuesto a conversar con cualquier persona que haga un esfuerzo creíble para entrar en su mundo.

Viajo con una radio pequeña que cabe en un bolso de mi vieja computadora portátil. Voy a tirar un cable por la ventana del hotel, instalo mis auriculares, bajo las luces de la sala, y veamos que es lo que llega. A veces voy a escuchar las señales débiles con distorsiones exóticas recogido en la ionosfera como las ondas cruzaron el ecuador o rebotaban sobre el polo . Siento como si rayos saltan de mis dedos cuando aprieto la tecla para enviar mis propios pensamientos hacia el otro lado.

A veces escucho señales limpias y chispeantes de un operador experimentado, probablemente un operador retirado, probablemente vive en Alemania y tiene problemas para dormir.

Una vez que el código es descifrado, es una gran aventura!. Viajando por el mundo y mantenerse en contacto con tantos con sólo dits y dats. Los QSO con tantos y tan lejos, con su perfecta cadencia hacen que suene como la poesía. Me gusta reunirme y conocer a esta gente por radio. Buena Gente.En el código morse todos ellos no parece tan viejos.

Adaptación: http://c2.com/morse/wiki.cgi?WhyLearnCode

Anuncios

Ferias Pasando y Pasando

Desconozco desde qué año se realiza la actividad de pasando y pasando en la radioafición chilena, pero recuerdo perfectamente que en la RUEDA DE LA AMISTAD cada Domingo en el año 85 en adelante y en el club del CLUB DEL AIRE se realizaba semana a semana con un grupo de connotados entusiastas de la tertulia y la experimentación. Ambas ruedas estaban conformadas por radioaficionados de todo Chile, además de participantes de Argentina y Uruguay y Paraguay.

Con el entusiasmo de mejorar las estaciones, y en el contexto de que en esa época la adquisición de los componentes y equipos era casi prohibitiva para muchos de los connacionales, se inició un proceso en la radio que se llamaba Pasando y Pasando. En general la idea era publicar elementos de radioafición que uno no utilizaba y podía llegar a acuerdo con algún elemento que otro disponía y era de utilidad en tu Shack, en ocasiones se hacían transacciones, pero siempre fuera de las bandas de radioaficionados. Lo simpático, es que las transacciones de trueque, o que implicaban dinero, quedaban al escrutinio público con validaciones por radio, aquellos que desaparecieron con productos o dinero quedaron claramente marcados a nivel nacional en la rueda, porque eran directamente denunciados. Todos éramos caballeros del aire, y debíamos hacer honor a esa definición y honor.

Con el tiempo aparecieron algunas páginas en internet bien o mal logradas, buscando este servicio, sin embargo predominó en el tiempo predominó una sola, que tenía como objetivo en su principio agrupar en internet compra y venta, además compartir vivencias, conocimientos, proyectos, algo parecido a lo que se vive en la sección Swapmeet de QRZ.COM.

El pasando y pasando de los años 80 y 90 que se celebraban en los radioclubes tenían novedades, ofertas y posibilidades de hacer trueque en el pasillo, todo de buena fe y con la camaradería que se daba en la radioafición nacional.

Por alguna razón, que desconozco, proliferó el comercio de radioaficionados con radioaficionados, institucionalizándose la actividad en las páginas web y en los pasando y pasando. Las ofertas reales y precios convenientes desaparecieron, y naturalmente el pasando y pasando realmente desapareció.

Son otros tiempos, con acceso a elementos de radioafición desde sus fabricantes y países muy lejanos, y el libre mercado de oferta y demanda se adueñó de las ferias de radio, que erróneamente aún se hacen llamar Pasando y Pasando.

Estamos evolucionando en la radioafición nacional, sin embargo, sólo me resta decir que: “Sin valores éticos, no existiría la radioafición”

Un desastre en CW

Desde hace más de un año que retomé la telegrafía, incluso con un par de concursos asistido y sólo de cacería, además de mucho DX en todas las bandas. Por eso es que decidí enfrentar el CQ WW CW como un telegrafista real, asistido sólo de cluster y en su mayoría llamando (RUN). Un desastre total.

Después de casi 24 horas de dedicación al concurso, logré sólo 120 QSO. En los momentos que llamé no logré concretar de forma fácil y ágil los QSO, dándole la lata al resto de los concursantes.

Un conocido muy cercano me indicó que el resultado era bastante bueno, sin embargo en las auto-expectativas planteadas hace un año y medio de que, a esta altura estaría sin asistencia alguna logrando enfrentar un concurso de cw, no han sido cumplidas.

Qué pasó?

En mi crudo análisis, es que no he practicado suficiente aún, me quedé con lo simple de los DX en CW, que te da un falso estado de seguridad de entender y enfrentar los QSO de CW con la velocidad y presión que tiene un concurso de alto rendimiento como es el CQ WW CW.

Qué hacer?

De primera, pensé que “no tenía dedos para el piano” y que debía dejarlo así, y disfrutar el falso estado de TELEGRAFISTA que te da hacer DX en CW.

Luego de andar llorando por las esquinas, y ver los resultados de aquellos que a mi alrededor que sí de verdad se han preparado, me auto-convencí de que puedo llegar a un nivel inicial para los concursos de CW, siendo este capaz de recepcionar de una vez un indicativo a 28 PPM, incluso en señal débil. Aún ni hablar de un pileup, eso será en una segunda etapa.

Aquí escribo de que el CQ WW CW 2015 será enfrentado como un verdadero telegrafista, y que la meta es lograr al menos 600 QSO.

Veamos si lo cumplo y logro.

Un señor del CW dice, “Sin CW, es sólo CB”, gran verdad!

Ojalá existan más cultores de esta disciplina, que es largo de dominar, y que requiere insistencia y perseverancia. Nada más y nada menos.